La Fuga de su Esposa Prisionera

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 5

Capítulo 5  Al darse cuenta de que habia dicho algo indebido, Joana se tapó la boca rápidamente: “No es nada. Ahora que has entrado en la familia Malavé, tienes que aprender las normas. Mira cómo estás, qué vergüenzal”  Zulema levantó la mano para cubrirse: “Ahora mismo voy a cambiarme“.  “Qué vergüenza, ni siquiera entiendo que vio Roque en ti. Cualquier muchacha de Orilla vale más que tú“, Joana hablaba con desprecio cuando de repente, un traje gris fue colocado sobre los hombros de Zulema, esta se sintió cálida, con un aroma familiar.  “Aunque sea asi, la que pierde la dignidad no eres tú“. Roque la rodeó con sus brazos: “Señora Joana, creo que se está excediendo“.  Zulema trató de esquivarlo instintivamente, preocupada por ensuciar o mojar su ropa, pero él la abrazo con firmeza, lo que la puso aún más nervosa. ¿Qué estaba pasando? Ella era la que había quedado empapadal bajo la lluvia, ¿acaso él tenía fiebre y estaba delirando?  Al verio, Joana rápidamente puso una sonrisa forzada: “Roque, solo estaba enseñándole a tu esposa cómo deben comportarse“.  “Las únicas reglas que importan son las mias. ¡No tiene que seguir las tuyas!“.  La sonrisa de Joana se congeló en su rostro, y Zulema se quedó aún más rigida, no podía haber escuchado mal, Roque estaba defendiéndola.  Y con cuidado, él la llevó hacia la villa: “Poncho, acompaña a la señora a la salida“.  “Si, señor“,  Zulema se sentia incómoda y no se atrevia a moverse: “Esa señora era tu madre?”  “Solo mi madrastra“.  Zulema respondió: “Al defenderme de ella, seguro que la ofendiste“.  Roque contestó con indiferencia: “Sila ofendi, pues ya está. Realmente no le importaba.  “Ella no tiene derecho a maltratarte“, apretó los labios ligeramente. “En todo el mundo, solo yo tengo el derecho de hacerte eso“.  Zulema sintió un escalofrio al escucharlo, incluso humillarla era un derecho exclusivo de él, y nadie más podia hacerlo.  “Antes le dijiste a Joana que lo sentias, ¿verdad?“.  Zulema bajó la vista: “SI“. Y en ese instante recibió una bofetada.  Ella lo miró atónita, sin comprender en qué se había equivocado. ¿Solo por haberse disculpado con Joana?-Él tampoco le explicó solo levantó una ceja con desden  Ella tenía que seguir sus órdenes y con un “ipaf“, se abofeteó con fuerza, conteniendo las lágrimas, debia sonar fuerte y dejar una marca roja en la mejilla para satisfacerlo. De lo contrario, vendría otra bofetada, y otra, hasta que él estuviera contento.  *Bien, ya estás aprendiendo“, dijo Roque señalando la caja térmica en la mesa de centro. “Abrela“.  Zulema obedeció, al levantar la tapa, un aroma delicioso llenó el aire, despertando su apetito.  “Esto es…  “Comida que trajo Joana”  Zulema recordó que su madre también solia prepararle comida, pero tal vez nunca más podría probar los platillos de su madre, la probabilidad de que una persona en coma se recuperara era muy baja. De repente, tuvo ganas de llorar desconsoladamente, pero no se atrevió, solo pudo parpadear rápidamente para contener  las lágrimas.  Roque, con las piernas cruzadas y la barbilla en alto, ordenó: “Zulema, come“.  ¿Eh? ¿Ella debía beberlo?  “No me parece adecuado. Eso lo preparó Joana para ti“, dijo Zulema.  “Si te digo que lo comes, lo comes“. La paciencia de Roque comenzaba a agotarse: “Desde hoy, toda comida que ella traiga, tú la comeras“. Incluso tomó un cubierto, cogió un poco de comida y la llevó a los labios de  Zulema.  “Yo puedo hacerlo…”  ‘Come“.  Sin alternativa, ella abrió la boca. Una sonrisa enigmatica cruzó los ojos de Roque. Esa comida, si la comía un hombre, podia afectar su fertilidad e impidiendo que tuviera descendencia, aquello era perfecto, que Zulema la comiera, ella era mujer, la comida no la afectaria.  Y si lo hiciera, ¿qué importaba? Él no se preocupaba por la vida o la muerte de ella.  Zulema, ajena a todo, tomó la comida porque tenia hambre.  “Firmado“. Mientras bebia a sorbos pequeños, Roque le lanzó un acuerdo.  Ella lo miró fijamente; era un documento de divorcio. Acababan de casarse y ya estaban hablando de divorcio, ¿qué estaba planeando él?  Tres meses después, nos divorciamos y te vas sin nada“, le dijo Roque, apoyándose en la frente. “Durante estos tres meses, debes comportarte como una buena Sra. Malavé“.  Él tenía la plena confianza en que encontraria a la mujer con la que había pasado la noche en un plazo de tres meses y cuando eso sucediera, Zulema ya no tendría razón para estar alli. Él se casaria con esa mujer.  Esa noche, toda su belleza, hizo que él la empezara a extrañar sin control.  […]

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 5 Read More »

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 4

Capítulo 4  Joana le había enviado una noticia, y fue entonces cuando se enteró de que su Roc había anunciado su matrimonio con otra mujer! ¡Tenía que ver con sus propios ojos quién era esa puta zorral ¡lba a arañarle la cara, a jalarle el cabello y a dejarla desnuda en la calle!–  Rufina caminaba rápidamente con sus tacones, pero no se percató de que el piso acababa de ser fregado y estaba resbaladizo, casi se cayó.  “¡Ay!“, grito Rufina. Quién demonios será el ciego que quiere hacerme daño hostia!“.  Los empleados de Grupo Malavé la conocían y sabían que era problemática, así que se alejaron de ella, solo Zulema, ajena a todo, seguia con su trabajo  Rufina miró a su alrededor y pronto la vio: “Oye, limpiadora, fuiste tú quien fregó aquil ¡Ven aqui!“.  Zulema levantó la cabeza, “¿Me hablas a mi?“.  “¡Si! Arrodillate y seca este piso joder“.  Zulema frunció el ceño,  Rufina se enfureció más al ver que no se movia: ¿No entiendes lo que te digo eh? ¡Si me hubiera caído, te aseguro que te ibas a arrepentir toda tu puta vida!“.  Zulema la miró fijamente: ‘Primero, deberias hablar en un tono adecuado para que te pueda entender“.  ¡Oye tú!…“.  “Además, aquí hay un cartel que dice ‘Piso mojado, mucho cuidado“, Zulema señaló ¿Acaso no sabes leer?“.  Rufina no podia creer que una simple limpiadora se atreviera a desafiarla. ¿Me estás culpando? ¿Quieres que te despida en este mismo instante?“.  Zulema replicó: “¿Tú me vas a despedir? ¿Y tú quien eres para hacerlo?”  Rufina respondió con orgullo: “Soy la prometida de Roc, Rufina!“,  “Yo también soy la esposa de Roque, pero esa frase, Zudema solo la dijo para sí misma.  Rufina estaba buscando pelea. Si ella revelaba su identidad en ese momento, sin duda esa mujería atacaria. No podia permitirse el lujo de ofender a esa señorita.  “¡Oye!“, Rufina grito. “Limpiadora, ¿ya sabes quién soy? ¿Te quedaste muda?“.  “Oh, si no me equivoco, esta mañana el Sr. Malavé anunció su compromiso, y la novia no parecía ser la Srta. Suárez, ¿cierto?“. Zulema sonrió ligeramente: “Asi que ahora mismo no eres nadie‘.  Eso tocó el punto débil de Rufina.  “Las noticias son falsas, Roc no puede casarse con otra! ¡Nuestro compromiso fue acordado por Justino antes de morir!“,  Era por eso que Rufina estaba tan segura.  “Ánimo“, dijo Zulema, dándole una palmada en el hombro. “Espero que recuperes pronto lo que es tuyo. Tienes  mi apoyo.  El puesto de la Sra. Malavé era demasiado para ella, ¡Si Rufina pudiera tomarlo, seria un aliviol  “Eh?“, Rufina estaba confundida por su reacción. “¿Me apoyas?“.  “Yo soy extremadamente…, antes de que terminara de hablar, Rufina agitó la mano con alegria hacia alguien detrás de ella: “Roc“,  Capitulo 4  Roque había aparecido sin que nadie se diera cuenta. Zulema se tensó y giró lentamente la cabeza, se sentia culpable y, más aún, temerosa. Las palabras que habia dicho antes, él debió haberlas escuchado, y no queria imaginar las consecuencias de haberlo molestado.  Roque tenia una presencia imponente y su expresión era de desagrado.  “Roc, esta limpiadora casi me hace caer, y encima me ha faltado al respeto. ¡Tienes que castigarla por mi!“.  Zulema bajó la mirada, mordiéndose nerviosa el labio inferior.  “¿Y cómo quieres castigarla?”  “Que se arrodille y limpie mis zapatos y el suelo hasta que estén secos“.  Roque miró a Zulema: “Oiste?“,  “¡Oiste, hazlo rápido!“, Rufina le exigia, sintiéndose respaldada.  Ante Roque, ella no tenia derecho a decir “no” asi que Zulema solo asintió: “Está bien“. Tomó un paño limpio, se arrodillo y comenzó a limpiar cuidadosamente los zapatos de esa mujer, mientras el mármol del suelo reflejó su figura avergonzada.  Rufina sonreia triunfante.  Mientras observaba la espalda encorvada de Zulema, Roque resopló con disgusto, sintiéndose lleno de ira, habia quienes morian por estar en los zapatos de la Señora Malavé, y ella quel ¿Era un sacrificio desposarse  con él?  Aunque se sintiera sacrificada, no tenia más remedio que aguantar  Roque pasó caminando frente a ella, y con los zapatos, a propósito, pisó el trapo que ella usaba, aplastando las puntas de sus dedos. Zulema no retiró la mano, dejando que él pisara sus dedos, con la esperanza de que eso lo calmara.  “Roc, ¿de verdad te casaste?“, Rufina, como si fuera una sombra, lo siguió, preguntándole: “Pero, habias prometido a tu papá que te casarías conmigo“.  Ese matrimonio había sido maquinado por Joana, quien habia convencido a su padre para arreglarlo, ya que ella y Rufina eran muy amigas. La noche anterior, Joana habla intentado que ella se metiera en la cama de él, ¡pero no lo logró!  Roque no sentia nada por ella. 

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 4 Read More »

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 3

Capítulo 3  Roque estrelló su teléfono al suelo, con un brillo violento en sus ojos: “Vayan tras ella ahora! ¡No puede haber legado muy lejos!“.  Aquella noche, Villa Aurora brillaba con luces encendidas, con vehiculos y gente yendo y viniendo.-  Zulema se había escondido en un drenaje sucio y maloliente, logrando así evitar la persecución de los secuaces de Roque Aprovechó la confusión para correr colina abajo, directo a la cárcel, donde se encontró con Aitor, su padre.  “Papa…  “¡Zule! ¡Estás viva!“, Aitor estaba emocionado, con lágrimas en los ojos. “Pensé que tú…  “Papá, vine especialmente para preguntarte sobre la muerte de Justino, ¿qué fue lo que realmente pasó?“.  “No lo sé, la medicina que utilicé era la correcta, no sé qué estuvo mal! Zule, ¿me crees?”  “Te creo‘, Zulema mordía su labio inferior, asintiendo con la cabeza.  Entonces confirmado, su padre era inocente. ¡Ella no le debía nada a Roque, mucho menos tenía que redimir ningún pecado!  “Nos tendieron una trampa, pero ya es un hecho consumado y no podemos cambiarlo. Aitor suspiro profundamente: “Zule, mi niña, debes cuidarte“.  Zulema, sosteniendo el teléfono, lo miró a través del cristal con una mirada resuelta: “Papá, encontraré las pruebas para limpiar tu nombre“.  Después de la visita a la cárcel, ella fue al hospital para ver a su madre. Aún no había llegado a la entrada cuando vio a tres o cuatro guardaespaldas vestidos de negro, por lo que se escondió inmediatamente.  Roque habia calculado que ella iría al hospital y había dispuesto gente alli con anticipación. Si la atrapaban y la llevaban de vuelta, la esperaba un tormento infernal.  Mientras Zulema pensaba cómo evitar a los guardaespaldas, la gran pantalla electrónica de enfrente parpadeo, cambiando al noticiero financiero de Qrilla; el rostro apuesto de Roque ocupaba el centro de la imagen, se encontraba frente al edificio del Grupo Malavé, vestido con una camisa negra, exudando un aura poderosa y a la vez perezosa, con una sonrisa ambigua en sus labios, a su lado, un grupo de periodistas lo entrevistaba:  “Sr. Malavé, es cierto que se adentrará en el mundo del entretenimiento?”  *¿El plan de adquisición del Grupo Malavé se completará a tiempo?“.  “Sr. Malavé, ayer unos paparazzi lo fotografiaron entrando y saliendo del registro civil, ¿acaso fue a? Roque levantó la barbilla, mirando a la cámara por completo esas palabras: “A casarme“.  Esas palabras simples causaron un revuelo inmediato. El Sr. Malavé habia reconocido que estaba casado! ¿Quién seria la Sra. Malavé que habia logrado capturar el corazón del magnate de Orilla, el presidente del Grupo Malové!  La cámara se acercaba más y más, y la mirada profunda de Roque, como un cielo estrellado, se fijaba en la pantalla sin parpadear. Al siguiente segundo, habló con voz grave: “Sra. Malavé, si ya te has divertido lo suficiente, es hora de volver a casa“.  Sonaba tan tierno y cariñoso, pero Zulema sabia muy bien que esa era una pura advertencia, ella mirando la sonrisa sanguinaria en sus lablos, sintió un escalofrio, como si él realmente estuviera frente a ella.  Roque se dio la vuelta para irse, y sus guarda espaldas bloquearon a los periodistas. Si no fuera por usar a los medios para enviarle un mensaje a Zulema, ¡Roque nunca habria aceptado la entrevista!  Mientras tanto, ella vio a unas enfermeras empujando una camilla hacia una ambulancia, preparándose para  trasladar a una paciente.  ¡Era su madre! ¡Estaban llevando a su madre a otro lugar!  “¡Mamá!“. Sin importarle exponerse, corrió hacia allá, agarró la mano de Edelmira con fuerza: “Mamá, tu hija no ha sido obediente, apenas ahora puedo verte“.  Para ese momento ya estaba rodeada de guardaespaldas.  “Señora, es una orden del Sr. Malavé, por favor no interfiera“.  “No huiré más, volveré ahora mismo!“. Zulema suplicaba desesperadamente: “Devuélvanme a mi madre, no se la lleven“. Pero Zulema solo pudo ver cómo su madre era llevada lejos, Roque sabía muy bien cuál era su punto débil; con solo tocarlo, el dolor era desgarrador.  Media hora más tarde.  En la oficina del presidente.  Roque estaba de pie frente al ventanal, sosteniendo un cigarrillo sin encender entre sus dedos.  “Sr. Malavé, la señora ha llegado“, el asistente Saúl tocó la puerta.  “Que entre“.  Zulema entró con el rostro pálido.  Roque le dio la espalda: “Así que decidiste volver?”  “Libera a mi madre. Hazme lo que quieras, pero a ella déjala en paz“, ella suplicó con humildad  “No tenia intención de hacerle daño, pero es que tú no has sido buena“.  “Lo siento, me equivoqué“.  Roque entrecerró los ojos: “¿Crees que con una disculpa basta?“.  Zulema apretó los puños, las uñas se clavaban en su propia carne: “Te prometo que nunca más intentaré escapar, estaré a tu lado“.  ¿Cómo podria ella escapar de su control, si la vida de sus padres estaba en sus manos? Además, sola permaneciendo a su lado, tendría la oportunidad de descubrir la verdad detrás de la muerte de Justino limpiar el nombre de su padre.  Roque hizo un gesto con el dedo y ella obedeció, acercándose, él se inclino y susurró en su oido. “Dime, ¿deberia romper tu pierna izquierda o la derecha?“. Hablaba con la voz más suave para decir las palabras más  crueles.  Las piernas de Zulema flaquearon por el miedo, apenas podia sostenerse: “Yo, no me atreveré hacerlo otra  vez” 

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 3 Read More »

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 2

Capítulo 2  ¿Qué?!  Roque agarró a Zulema con una mano y la lanzó en el auto, ella asustada, se encogió en un rincón: “Tú, ¿com quién me vas a casar… no, bájame…”  Ella era una persona, un ser vivo, no un objeto que se entregaba de un lado a otro.  “Puedo darte a quien yo quiera“. Roque le agarro la barbilla: “Tú no tienes opción“.  Zulema quería llorar, pero temia molestarlo, asi que contuvo las lágrimas en sus ojos sin dejarlas caer. Roque sintió un instante de debilidad mirando esos ojos claros llenos de lágrimas.  Pero… no!, ¿cómo podria sentir compasión por la hija de su enemigo? Qué ridiculo, así que volvió a su frialdad, irritado se acomodo la corbata.  De repente, unas manos pequeñas y suaves aparecieron en su manga.  “Te lo suplico, no hagas esto, hazlo de cualquier manera, pero no me destruyas asi, las lágrimas de Zulema cayeron en el dorso de su mano, era la primera vez que le rogaba, y no sabía si serviria de algo..  cor ella?  Y esa voz, a él le recordó a la mujer de la noche anterior. Eran tan similares! Pero… ¿cómo podría ser Siempre habia estado encerrada en el manicomio, sin posibilidad de escape.  Roque limpió suavemente las lágrimas de su mano: ‘Después de dos años, finalmente te escucho decir una palabra de sumisión. Luego, con una sonrisa cruel, dijo: “Lástima, pero eso no sirve de nada“.  La mano de ella se deslizó de su manga.  El móvil comenzó a sonar, Roque echó un vistazo, era una llamada de su madrastra Joana.  “Roque, mi hijo“, le preguntó con falsa preocupación. “Acabo de escuchar que anoche estuviste en el hotel con una mujer“.  Sin dejarla terminar, él la interrumpió: “Asi es, estamos en camino al registro civil“.  “Esto… ¿eh? ¿Piensas casarte con ella?“.  “Si“. Roque era muy bueno tomando la iniciativa, Joana le enviaba mujeres para tener una espía a su lado, y él no iba a permitir que ella tuviera éxito en su plan, seguiria buscando a la mujer de la noche anterior, péro- jamás dejaría que su madrastra la conociera o supiera de la situación, además ni el la conocía, la habitación estuvo completamente oscura y no había visto su rostro. De lo contrario, su madrastra podria traer a cualquier mujer para hacerse pasar por ella y él no podría distinguirla.  La mejor solución en ese momento era que Zulema tomara su lugar temporalmente. De todos modos, ella tendría que pagar por sus pecados a su lado por el resto de su vida.  Después de colgar, Roque levantó una ceja: “Escucha, Zulema. El hombre con el que te vas a casar soy yo“.  ¿Casarse con él? Zulema no podia creer lo que ola en ese momento, pero al ver su expresión, él no parecia estar bromeándol  En la oficina de registro matrimonial.  Zulema sostenía el boligrafo, pero no firmaba; nunca había pensado en convertirse en la Sra. Malavé; ese lugar, ¿cómo podria ser para ella? Preferiría seguir en el manicomio antes que pasar sus días y noches al lado de Roque.  El empleado del registro preguntó con duda: “Señorita Velasco, ¿es esto su propio deseo?”  “Ah…  “Por supuesto“. Roque la abrazó por detrás y tomando su mano, firmó con decisión: “Mi querida está solo muy emocionada“. Su pecho amplio y firme estaba pegado a su espalda, parecia tiemo, pero era una imposición.  Capitulo 2  “Zulema, si este matrimonio no se concreta, te arrojaré a la montaña para que te coman los lobos, le advirtió en un susurro aterrador en su oido.  Zulema era como un titere, manipulada completamente por él.  Una vez emitida la licencia de matrimonio, él lo tomó de inmediato: “No sueñes, Zulema. Todavía no eres  nada“.  Ella mordió su labio: “¿Casarte conmigo es solo el comienzo de otra tortura?“.  “Puedes verlo asi“, Roque caminó hacia la salida. “Ahora vamos a Villa Aurora“.  Villa Aurora era la residencia privada de Roque, ubicada en un zona acomodada, rodeada de montañas y un paisaje hermoso, extremadamente lujosa, como una gloriosa jaula.  Zulema se paró en el centro de la sala, con ropa gastada y zapatillas de lona, parecía un patito feo que había entrado por error en un castillo. Los empleados murmuraban entre ellos: “¿Quién es esa? Está que nosotros“.  “Shh, es la chica que el Sr. Malave trajo personalmente“.  peor vestida  El mayordomo Poncho los regañó: “¿Qué, ya no quieres tu lengua? ¡Esta es la señora, la dueña de Villa Aurora!“.  Dios mio, ila Sra. Malavé habia resultado ser tan común!  Roque se acercó, ordenando con indiferencia: “Llévensela para que se limpie y llévenla a mi habitación‘. Zulema se asusto, ¿él estaba pensando en tener su noche de bodas? No, ¡él descubriria los moretones en su cuerpo! Aunque no tuviera relaciones con él, solo estar en una habitación con él, seria suficiente para hacer que ella se asfixiara.  Ella se encogió: “Puedo dormir en cualquier lugar, en un cuarto de servicio del sótano… jo incluso en el suelo!“.  Harás lo que yo diga!“. Roque hizo un gesto con la mano para que el personal se la llevara y comenzara a subir al segundo piso  Zulema, nerviosa, tenía las palmas de las manos empapadas en sudor y no se atrevia a imaginar lo que le esperaba, no podia seguir siendo tan sumisa.  ¡Huir! De las treinta y seis estrategias, la retirada era la mejor.  La bañera estaba llena de agua y los sirvientes intentaron quitarle la ropa.  “Lo haré yo misma, esperen afuera por mi“, dijo ella.  ‘Pero el Sr. Malavé ordenó…  “No se lo diré“. 

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 2 Read More »

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 1

Capítulo 1  En un hospital psiquiátrico.  En el patio trasero, sucio y desordenado, Zulema Velasco estaba mirando fijamente unos huesos frente a un perro callejero, hacía tres dias que no comía nada, y si seguia asi, moriría de hambre, para sobrevivir, tuvo que arrebatarle la comida al perro.  Hacia dos años atrás, Roque Malavé la había abandonado allí, lo que más pensaba ella cada dia era como seguir adelante, la familia Malavé era la más poderosa de Orilla, y Roque era el heredero, el hombre más influyente de la ciudad, su palabra era ley.  Zulema aún recordaba como él le había apretado el cuello con fuerza, con una mirada feroz le habia dicho: “Voy a hacer que sufras toda tu vida, que pidas la muerte sin encontrarla. La deuda que tu familia tiene conmigo, tú la pagarás“. Cuanto más sufria ela, más satisfecho se sentia.  Dos años  s antes, el padre de ese hombre temible, Justino Malavé, habia sufrido un accidente de coche y habia sido llevado al hospital en estado critico, el médico de guardia era justamente Aitor Velasco, el padre de Zulema.  Durante la intervención, algo salió mal y Aitor habia terminado usando la medicación equivocada, lo que provocó la muerte de Justino por pérdida de sangre. La policia intervino y determinó que Aitor era el principal responsable por un tratamiento indebido, siendo condenado a cadena perpetua. Edelmira, la madre de Zulema, sufrió un derrame cerebral al enterarse y quedó en estado vegetativo.  Y desde aquel dia, comenzó el calvario de Zulema, ella no creia que su padre hubiera hecho algo así, pero nadie la escuchaba. Con una orden de Roque, la habían dejado en el hospital psiquiátrico como si fuera basura, y había prohibido que alguien siquiera se ocupara de ella. Desde entonces, su vida era peor que la de un perro, pero se juró a sí misma que sobreviviria. Su padre y su madre aún la esperaban, solo si seguía viva, habia esperanza.  De repente, el sonido de una llave interrumpió sus pensamientos.  “Zulema, alguien ha venido a buscarte, le dijo Arturo Navarro, el director del hospital.  Zulema se quedó atónita ante las palabras: “¿Quién?  Después de que su padre fuera a prisión, amigos y parientes la habían abandonado ¿Quién podría haber ido a buscarla? No podia ser.  “Lo sabrás cuando lo veas“.  Zulema nunca habia pensado que podria salir de alli sin la aprobación de Roque. ¿Quién se atrevería a rescatarla? Con nerviosismo y expectativa, salió del hospital psiquiátrico. En ese momento, una furgoneta se detuvo frente a ella y antes de que pudiera ver quién era, varios hombres saltaron del vehiculo y la cubrieron rápidamente con un saco negro.  “Auxilio…. antes de que terminara la frase, un golpe fuerte en su cuello la dejó inconsciente  Cuando despertó, se encontró atada en una cama grande de hotel, incapaz de moverse. ¿Qué estaba pasando? ¿Dónde estaba? Recordando lo que había sucedido antes de desmayarse, tuvo un mal presentimiento.  En ese momento, un calvo y gordo viejo se frotaba las manos con emoción: “¡Qué pureza, me gusta!“,  ¡Estaba en problemas!  En ese momento Zulema entendió que había sido engañada por ese maldito de Arturo, nadie habia ido a buscarla, la habian entregado a ese viejo..  “No te acerques…, le dijo Zulema entre dientes. “Alejate“.  “Si me complaces, te trataré bien eh guapa‘. El viejo se lanzó sobre ella con una sonrisa malévola, ellá retrocedió buscando una estrategia, rápidamente gritó: “Espera por favor!”  “¿Qué pasa?”  Zulema sonrió con coqueteria: “No te apresures, vamos despacio. Primero sueltame, asi podremos disfrutar  más“.  “Está bien. De todos modos, no podrás escapar“.  En cuanto se desató la cuerda, Zulema le dio una patada al viejo en el lugar vital, seguido de un grito de dolor. Aprovechando la oportunidad, huyó rápidamente.  “Atrápenia!“.  Los pasos de la persecución resonaban detrás de ella. Si la atrapaban, estaria perdida para siempre. En su pánico, vio una puerta entreablerta y sin pensarlo dos veces, entro y la cerró con llave y justo cuando estaba recuperando el aliento, notó unas manos fuertes y definidas en su cintura.  “Mujer?“. En el cuarto oscuro, la voz grave del hombre resonaba con un tono ronco  Zulema sintió el calor de su cuerpo y preguntó alarmada: “¿Quien eres? ¿Qué quieres hacer?”  “Usarte para quitarme el efecto de la droga“. El hombre terminó de hablar, la levantó en brazos y la arrojó en la  cama.  Zulema no podia ver su rostro, pero percibió un ligero aroma familiar, esa voz, ese olor, ¿podría ser Roque? ¡No, era imposible que Roque apareciera alli!  Suéltame, suéltame!“, Zulema luchaba sin cesar, su voz se quebraba en llanto. “Por favor, no soy de esas mujeres!  El hombre le prometió al oido: “Te voy a desposar“, y sus labios silenciaron las palabras de Zulema.  Cuando casi amanecía, el hombre finalmente cayó en un sueño profundo; ella adolorida, había pensado que podria evitar el desastre, pero terminó perdiendo su inocencia. Su vida ya era bastante trágica, ¿cuándo le daria el cielo una tregua?  Aunque ese hombre era mil veces mejor que el viejo, y habia prometido casarse con ella, era un error. Si aceptaba, arrastraria al hombre al infierno de Roque junto con ella, y no podía hacerlo, con ese pensamiento. secretamente, recogió su ropa y se fue del hotel en silencio.  Parada en la calle, se sentía perdida, podría haber aprovechado para escapar, pero sabia que Orilla era el territorio de Roque, vigilado férreamente por él. ¿A dónde podría huir?  Además, sus padres estaban alli; no podia abandonarlos. Al final, Zulema regresó al hospital psiquiátrico, al menos, necesitaba entender qué argumento tenia Arturo para poder protegerse en el futuro.  Justo al llegar a la puerta de la oficina de Arturo, escuchó voces discutiendo.  “Ese viejo se encapricho con mi hija Reyna, ¿cómo iba a permitirlo? Solo me quedaba entregar a Zulema!“. “¡Pero ella es la paciente del Sr. Malavé, y tú te atreves a tocarla!”  “¿Qué más da si el Sr. Malavé la recuerda o no eh? Mientras esté aquí es suficiente. ¡Tenemos que encontrarla. rápido!”  Todo había sido un arreglo indigno de Arturo, Zulema apretó los puños enojada y justo cuando iba a entrar, él salió con el rostro preocupado, al levantar la vista y verla, antes de que pudiera alegrarse, notó las marcas en su cuello.  “Zorra, con quién estuviste anoche!“, Arturo lanzó una maldición. “Casi me matas!“.  Zulema tampoco sabia quién era aquel hombre, prefería pensar en ello como una absurda nesadilla 

La Fuga de su Esposa Prisionera Capítulo 1 Read More »